Este pasado verano hemos recibido el libro, o deseño como motor. casos de éxito en Galicia, en el cual figuramos gracias al diseño de nuestra silla Muros. La verdad que es un enorme orgullo poder figurar al lado de firmas tan relevantes y admiradas como pueden ser Arturo Álvarez, D-due o el propio Sargadelos. Este libro recoge un gran número de experiencias/productos en los que el diseño ha jugado un papel importante; concretamente,  se han establecido hasta seis categorías que engloban el amplio espectro que tiene, hoy día, el diseño, a saber, estrategia, gráfico, industrial y producto, audiovisual y multimedia, moda y finalmente espacios.

Se trata de una publicación promovida por la Xunta de Galicia, a través de la Axencia Galega de Innovación y cuya coordinación editorial ha corrido a cargo de la Fundación DIDAC. En absoluto se trata de una iniciativa aislada sino que se enmarca en una línea estratégica de la Xunta de Galicia que pretende visibilizar el diseño en sus distintos campos y fomentar su presencia en el tejido empresarial. De hecho, se han celebrado ya varios encuentros con el fin evidenciar el alcance de esta disciplina. Por lo tanto, este libro es un recopilatorio de múltiples ejemplos, de muy diferentes escalas y presupuestos pero que sirve para ilustrar la gran calidad de muchos de ellos.

Por nuestra parte, agradecemos , una vez más, que hayan contando con nosotros para ser incluidos en este muestrario, pero quisiéramos aprovechar para hacer nuestro particular homenaje. La definición de diseño siempre es bastante compleja,  mirando el diccionario de la Real Academia Española uno observa que se reservan hasta seis acepciones distintas, incluso una a mayores para referirse a las drogas de diseño. Por lo tanto, siempre es una tarea compleja acotar el límite de esta palabra, por lo que se recurre muchas veces a adjetivarlo, diseño de moda, diseño industrial, diseño arquitectónico,  y un largo etc. 

diseño

1. m. Traza o delineación de un edificio o de una figura.

2. m. Proyecto, plan que configura algo. Diseño urbanístico.

3. m. Concepción original de un objeto u obra destinados a la producción enserie. Diseño gráfico, de modas, industrial.

4. m. Forma de un objeto de diseño. El diseño de esta silla es de inspiraciónmodernista.

5. m. Descripción o bosquejo verbal de algo.

6. m. Disposición de manchas, colores o dibujos que caracterizanexteriormente a diversos animales y plantas.

A nosotros, personalmente, nos gusta verlo como un conjunto de dos engranajes. Uno de los engranajes es el que engloba todo aquello que es necesario para poner un producto en venta. Nosotros lo sintetizamos en tres campos: promoción,  fabricación y comercialización. (PFC) Al otro lado, nos encontramos con otro engranaje, llamado diseño, que interviene en todas las partes del PFC, casi diríamos de forma permanente, otra cosa es que no se explicite o que no sea relevante para el producto. Un buen ejemplo es una fábrica,  tendemos a pensar en esta figura como un elemento aséptico, donde la presencia del hombre casi no tiene lugar y todo es pura rutina,  pero nada más lejos de la realidad, el diseño  de producción,  optimización o innovación es infinito,  sin embargo, no suele ser un aspecto publicitado. Seguramente sea más fácil detectar la presencia del diseño en la comercialización,  sobre todo en los últimos años, véase a través del marketing,  packaging o la propia arquitectura/interiorismo de cualquier tienda. Todo forma parte de esa gran rueda que supone poner un producto en el mercado. 

He aquí entonces nuestro particular homenaje,  hemos obviado mencionar conscientemente esa tercera pata del PFC a la que llamamos promoción. Es decir, las cosas no surgen por generación espontánea y si existe un producto en el mercado es porque ha existido previamente alguien que ha detectado una carencia o ha querido impulsar algún producto nuevo por la razón que fuera. Por lo tanto, sin el arrojo, audacia o determinación de alguien o de algún grupo es imposible poner a andar esa gran rueda. Imaginen por un momento a la «persona» que promovió el café en cápsula. Un escenario donde el café ya se hacía de mil maneras, café de pota, cafetera italiana, americana, exprés,  etc. Nos resulta muy asomobroso, como a pesar de tener un ambiente, a priori, totalmente adverso (siempre resulta muy complicado cambiar los hábitos más corrientes) se ha consolidado esta manera de consumir café.  Nada hay que decir del perfecto embalaje de estas cápsulas o del propio diseño de alguna de sus tiendas.

En definitiva,  lo que queremos trasladar es que difícilmente hay un producto/proyecto bien diseñado sin el apoyo de una mente atrevida, innovadora o que confía simplemente en el trabajo de otros profesionales.  El valor del promotor-impulsor ha de ser tan ensalzada al menos como la del propio diseñador,  no se da una condición sin la otra. Así pues, vaya desde aquí nuestra enhorabuena a tod@s aquell@s que figuran con la letra pequeña en cada ejemplo de este libro. Gracias.